Eterno domingo de resaca

Diario de una epidemia 1 - Hoy es el quinto día de confinamiento. Aunque, en realidad, nosotros llevamos alguno más. El estado de alarma nos sorprendió con el niño con varicela. Así, que, cuando media España todavía se reía de los chinos y la otra media miraba a los italianos creyendo que todo era una... Leer más →

El pintor profesional

Un cuento gótico - La carretera estaba vacía. El páramo a aquellas horas de la tarde era un gran horno ardiendo. En verano, la mayoría de los ayuntamientos de la provincia convocaban concursos de pintura rápida y el pintor Ernesto Santolaria se presentaba a todos los que podía. Era una forma de ganarse el dinero... Leer más →

Sueño, de Murakami

La libertad de elegir entre diez millones de sabores de yogur - A veces me pasa con algunos grandes escritores que tardo años en agarrar su obra por los cuernos para enfrentarme de lleno a lo que todo el mundo considera sus trabajos fundamentales, mientras que me deleito con opúsculos poco conocidos, de menor importancia... Leer más →

El impostor

Un cuento de periodismo - Como cada mañana, desde que me dieran el trabajo de redactor hacía dos meses, llegué a las nueve en punto a la oficina. Sin embargo, aquel día sucedió lo inevitable. Sobre mi escritorio, alguien había dejado un folio doblado a la mitad. Escrito a mano, ponía: «Te pillamos». Levanté la... Leer más →

Una escena electoral

Ahora ya estaba claro que había ganado las elecciones. El jefe de prensa entró en la habitación sin llamar y le entregó el discurso con las últimas correcciones. Nada realmente sustancioso. El hasta ese momento candidato miró a su asesora y rápidamente ella, adivinando por puro entrenamiento lo que quería, comenzó a modular la voz,... Leer más →

El retrato

Cuando el dibujante Lyser recibió en su casa la invitación de la duquesa de H. para acudir al baile de San Silvestre que todos los años ofrecía en el Alster de Hamburgo, cogió su sombrero y el bastón y se dirigió a los almacenes donde solía comprar el papel y los carboncillos. Efectivamente, las habladurías... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑