El chico del facebook (III)

Cuentos del Café Maravillas - El chico Pearl Jam entraba casi todos los días en el bar a eso de las diez de la mañana. Se pedía un desayuno, se sentaba en una mesa, sacaba el móvil y empezaba a escribir. Lo llamábamos así por su media melena despeinada, con un aire noventero como el... Leer más →

«Ser» o «estar» (II)

Cuentos del Café Maravillas - Esta es la barra con más metros de la ciudad –dijo Teo una noche.  Por lo visto, según contó, uno de los anteriores dueños había montado allí un bar de copas, uno de esos sitios horteras, repleto de botellas de chupitos de colores, decorado con muebles de esa madera que... Leer más →

La fiesta era yo (I)

Cuentos del café Maravillas - Un bar siempre ha contado con varias ventajas en nuestra cultura. La primera es que, indudablemente, representa un espacio fundamental de nuestras vidas. ¿Quién no se dio sus primeros besos, una vez pasada la euforia del parque y con la llegada de los fríos del otoño, en un sillón un... Leer más →

Noche de tripi

Diario de una epidemia 46 - El otro día me acordé del Chauen, un amigo de la universidad que estudiaba matemáticas. Nos conocimos una noche en un bar al que solíamos ir los sábados, el Sifón, cuya especialidad era mezclar mejunjes con mucho alcohol y servirlos en porrones. Los compartíamos bebiendo a morro, algo que... Leer más →

Elogio de los bares

Diario de una epidemia 32 - El otro día por la noche, cuando el niño ya estaba durmiendo y la oscuridad envolvía toda la casa, me acordé de los bares. No es que en los últimos años haya salido mucho, de hecho, casi no he podido, pero me entraron ganas de estar en uno. Y... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑