La cafetería de la esquina (VIII)

Cuentos del Café Maravillas - Siempre que entraba a trabajar, pasaba por la cafetería de la esquina. Se trataba de uno de esos raros locales que casi han desaparecido, en estilo modernista de principios del siglo XX. Aunque sin pretensiones. Tanto la clientela como los camareros parecían conservados en formol y, excepto algún despistado turista... Leer más →

Caffè sospeso (VI)

Cuentos del Café Maravillas - Mucha gente decía que servíamos uno de los mejores cafés de la zona. Y es verdad que no comprábamos un grano cualquiera. Pero tampoco íbamos en plan gourmet. Sobre todo, porque no teníamos ni idea de cuál era la diferencia entre nuestra máquina y cualquier otra. Aquella gigantesca cafetera que... Leer más →

Cuento de Navidad (V)

Cuentos del Café Maravillas - Mientras entraban juntos al bar, Ricardo le preguntó a Esther dónde estaba el cactus que el año anterior había adornado la ventana y sirvió como árbol de Navidad, bueno, le aclaró, más bien como cactus de Navidad, porque era altísimo. Le había parecido una genialidad que aprovecharan el hecho de... Leer más →

Cumpleaños (IV)

Cuentos del Café Maravillas - ¡Hasta el moño me tiene este hombre ya! Mientras decía esto, Carmen se acercó a la barra, soltó de un golpe su bolso y me hizo un gesto para que le pusiera una caña. Parecía una mujer muy tranquila. Nunca la había visto perder los estribos o levantar la voz.... Leer más →

«Ser» o «estar» (II)

Cuentos del Café Maravillas - Esta es la barra con más metros de la ciudad –dijo Teo una noche.  Por lo visto, según contó, uno de los anteriores dueños había montado allí un bar de copas, uno de esos sitios horteras, repleto de botellas de chupitos de colores, decorado con muebles de esa madera que... Leer más →

La fiesta era yo (I)

Cuentos del café Maravillas - Un bar siempre ha contado con varias ventajas en nuestra cultura. La primera es que, indudablemente, representa un espacio fundamental de nuestras vidas. ¿Quién no se dio sus primeros besos, una vez pasada la euforia del parque y con la llegada de los fríos del otoño, en un sillón un... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑