Cuento de Navidad (V)

Cuentos del Café Maravillas - Mientras entraban juntos al bar, Ricardo le preguntó a Esther dónde estaba el cactus que el año anterior había adornado la ventana y sirvió como árbol de Navidad, bueno, le aclaró, más bien como cactus de Navidad, porque era altísimo. Le había parecido una genialidad que aprovecharan el hecho de... Leer más →

Manzanos del reencuentro

Diario de una epidemia 60 - Una de las cosas que me gustaría que permaneciera después del confinamiento es el huerto que empezamos a hacer al principio de quedarnos en casa. Me gustaría que, por lo menos, algunos de los brotes que nos han salido fueran capaces de llegar mucho más allá de nuestras ofuscaciones... Leer más →

Descripción de la espera

Diario de una epidemia 52 - Estamos esperando. No sé muy bien a qué. Pero esperamos. Es la sintonía del momento. El aroma en el ambiente. El regusto en la boca. Una espera sin final concreto ni objeto determinado, digna del mismísimo Samuel Beckett. Al principio del todo, estuvimos esperando a que todo pasara, cuando... Leer más →

Noche de tripi

Diario de una epidemia 46 - El otro día me acordé del Chauen, un amigo de la universidad que estudiaba matemáticas. Nos conocimos una noche en un bar al que solíamos ir los sábados, el Sifón, cuya especialidad era mezclar mejunjes con mucho alcohol y servirlos en porrones. Los compartíamos bebiendo a morro, algo que... Leer más →

Héroes románticos

Diario de una epidemia 33 - Hay un evidente peligro de romantización del confinamiento, me soltó la otra tarde un amigo, el peligro, continuó, de que esto terminara convirtiéndose en una especie de aventura épica para recordar. Mi cara de asombro y de no estar comprendiendo nada de lo que me decía tuvo que ser... Leer más →

Papeles secundarios

Diario de una epidemia 11 - Cada uno tiene la suya, me dijo hace años un colega con el que estuve trabajando una temporada, como queriendo dar a entender que todos tenemos alguna tara o circunstancia particular por la cual nos convertimos en seres comunes, al tiempo que somos especiales. Por ejemplo, mi chica y... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑