Paseo por Valladolid

Diario de una epidemia 65 - Hoy termino este diario. Pasamos a la fase 1. Y con veinte días de retraso, he podido llevar el coche a revisión. No puedo dejar de preguntarme si es esto la nueva normalidad, si diez semanas en la crisálida del confinamiento se van a reducir a esto: desinfección con... Leer más →

Los días de plomo

Diario de una epidemia 64 - Ahora que todo esto comienza a terminar, resulta más fácil hablar de ciertas cosas, no porque sea más cómodo o sencillo, para nada, sino porque ahora algunas circunstancias son simplemente narrables.  Narrar no solo es contar algo, sino principalmente construir un relato, poner un poco de orden y sentido... Leer más →

Volando una cometa

Diario de una epidemia 63 - Desde que empezamos a poder salir con mi hijo, todas las tardes, preparamos la mochila, metemos una pieza de fruta, un bocadillo, un termo con agua fresca y nos subimos al cerro que hay detrás de casa. Mi chica y yo nos alternamos. Ya volveremos a salir los tres... Leer más →

Descripción de la inminencia

Diario de una epidemia 62 - Se huele el final. Se vislumbra una gota de luz en el horizonte, un brillo diferente. El soplido de una nueva brisa en el cielo, un timbre distinto en las voces de la calle. Y en la casa, los objetos han adquirido un lustre renovado. Por eso, como si... Leer más →

Conversaciones con mi hijo 5

Diario de una epidemia 61 - Anoche mi hijo no quiso que le leyera un cuento. Como el encierro nos está afectando a todos y él ya tuvo problemas de sueño las primeras semanas, no le di mayor importancia. Pensé que ya había cumplido los tres años y que seguramente se adentraba en esa fase... Leer más →

Manzanos del reencuentro

Diario de una epidemia 60 - Una de las cosas que me gustaría que permaneciera después del confinamiento es el huerto que empezamos a hacer al principio de quedarnos en casa. Me gustaría que, por lo menos, algunos de los brotes que nos han salido fueran capaces de llegar mucho más allá de nuestras ofuscaciones... Leer más →

He pasado tres veces el virus

Diario de una epidemia 59 - Venía yo el otro día pensando en la barbacoa que pienso hacer en mi terraza una vez pasado todo esto, cuando me asaltó, en mitad de la cola del pan una maldita tos que arrastro desde hace más de un mes. Lógicamente llevaba la mascarilla y, aun así, me... Leer más →

El otro sentido del tacto

Diario de una epidemia 58 - Hay otro sentido del tacto que también parecen haber perdido algunos. Me lo decía el otro día mi amiga Sara, que la educación, la sensibilidad por el otro y un cierto respeto se han perdido en muchos chats familiares, pues andamos todos un poquito alborotados últimamente. Como si el... Leer más →

El final del sentido del tacto

Diario de una epidemia 56 - Dicen que uno de los síntomas inequívocos de tener el virus es perder el olfato. Incluso algunos pierden también el gusto. Sin embargo, lo que ya hemos perdido todos, tanto los que lo han pasado como aquellos que no, es el sentido del tacto. Recuerdo que hasta hace muy... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑