Manzanos del reencuentro

Diario de una epidemia 60 - Una de las cosas que me gustaría que permaneciera después del confinamiento es el huerto que empezamos a hacer al principio de quedarnos en casa. Me gustaría que, por lo menos, algunos de los brotes que nos han salido fueran capaces de llegar mucho más allá de nuestras ofuscaciones... Leer más →

He pasado tres veces el virus

Diario de una epidemia 59 - Venía yo el otro día pensando en la barbacoa que pienso hacer en mi terraza una vez pasado todo esto, cuando me asaltó, en mitad de la cola del pan una maldita tos que arrastro desde hace más de un mes. Lógicamente llevaba la mascarilla y, aun así, me... Leer más →

El otro sentido del tacto

Diario de una epidemia 58 - Hay otro sentido del tacto que también parecen haber perdido algunos. Me lo decía el otro día mi amiga Sara, que la educación, la sensibilidad por el otro y un cierto respeto se han perdido en muchos chats familiares, pues andamos todos un poquito alborotados últimamente. Como si el... Leer más →

Una cuestión de talante

Diario de una epidemia 57 - La verdad es que nunca pensé que seríamos tan serios y conservadores en Valladolid. De otros lugares me lo habría esperado, pero no de aquí, la verdad, conocidos en el mundo entero por la apertura de nuestro carácter y nuestra alegría salerosa. Por eso, me lo he tomado como... Leer más →

El final del sentido del tacto

Diario de una epidemia 56 - Dicen que uno de los síntomas inequívocos de tener el virus es perder el olfato. Incluso algunos pierden también el gusto. Sin embargo, lo que ya hemos perdido todos, tanto los que lo han pasado como aquellos que no, es el sentido del tacto. Recuerdo que hasta hace muy... Leer más →

Notas para un aniversario

Diario de una epidemia 55 - Hoy hace un año que murió mi padre. Lo digo así, directamente, para que nadie se lleve luego a engaño. Hoy voy a hablar de la muerte. Desde que se anunció el confinamiento y la evolución de la epidemia comenzó a medirse por el número de fallecidos a diario,... Leer más →

El mundillo de la política

Diario de una epidemia 54 - Lo bueno que tiene lo de estar tantas horas en casa, sin poder salir, es que hay rincones que te los sabes de memoria. Igual no lo habías pensado o no eras consciente de ello. Pero si me preguntaran ahora por ciertos lugares, podría describirlos de memoria hasta un... Leer más →

Conversaciones con mi hijo 4

Diario de una epidemia 53 - Estábamos mi chica y yo durmiendo la siesta, apenas quince minutos, uno de esos raros momentos en los que podemos estar solos, y de repente, oímos una puerta que se abría y pasos veloces. Al instante siguiente, se nos abalanzó el niño encima de nosotros, con su pañal de... Leer más →

Descripción de la espera

Diario de una epidemia 52 - Estamos esperando. No sé muy bien a qué. Pero esperamos. Es la sintonía del momento. El aroma en el ambiente. El regusto en la boca. Una espera sin final concreto ni objeto determinado, digna del mismísimo Samuel Beckett. Al principio del todo, estuvimos esperando a que todo pasara, cuando... Leer más →

Encuentro en el garaje

Diario de una epidemia 51 - El otro día, por fin, pude salir a dar un paseo en bici. Aun así me llevé al niño. Es lo que tiene tenerlo todo en casa, trabajo, guardería, gimnasio, que no tienes un minuto para ti mismo. Hicimos una mochila con un poco de agua, un bocadillo, algo... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑